Escapada al Parador de Gredos

portadaEste fin de semana nos hemos acercado al Parador de Gredos a pasar un fin de semana en la sierra de ocio gastronómico y relax en plena naturaleza. Los que me conocéis sabéis que somos bastante aficionados a esta cadena de hoteles, y suelo luego contar en el blog que tal ha ido la experiencia. El de Gredos lo conocíamos de haber estado ya hace cinco o seis años, pero debió ser antes de comenzar a escribir aquí, por lo que no lo tengo recogido. Aprovecho pues para subsanar la carencia.
fachadaEl Parador de Gredos se encuentra en la sierra abulense muy cerca del pueblo de Navarredonda de Gredos, en un entorno natural impresionante, con unas hermosas vistas a la sierra y en mitad de un bosque centenario. Tiene el honor de ser el primero de los Paradores Nacionales, inaugurado en 1928, y como curiosidad, allí se fraguó la insurrección falangista que desembocaría en la Guerra Civil.suite1Siempre que vamos nos tratan excepcionalmente bien, no sé si porque dispensan ese trato a todos los huéspedes, por nuestro carisma especial, o porque somos socios del Club Amigos de Paradores. En cualquier caso, siempre salimos de allí pensando que somos especiales. La primera sorpresa nos la llevamos nada más hacer el check-in, al llegar a la habitación.

suite2En casi todos los hoteles que vamos, al alojarnos con niños nos llevan a uno de los extremos del ala en que nos ubiquen, probablemente para que los retoños no molesten al resto de los huéspedes, cosa que a nosotros además nos agrada bastante. No sólo ha sido así esta vez, sino que nos han alojado en una suite de la quinta planta, con habitaciones independientes, por cortesía de la casa.
terrazaDesde nuestra habitación, y desde la terraza-mirador de esa planta hemos podido disfrutar de unas vistas de excepción de la Sierra de Gredos, cuya cumbre estaba coronada de nieve, y del bosque que rodea al Parador. Impresionante.
vistasTras instalarnos, hemos disfrutado de una tapa de jamón y vino que incluía nuestro pack. El vino estaba muy rico por cierto. No lo conocíamos, así que hemos aprovechado para tomar nota para futuras adquisiciones. Se trata de un vino de Navarra, un Marco Real, de las bodegas Familia Belasco. Aparte de esto, nos han invitado a una copa de bienvenida (otra, ¡hip!), que ya hemos tenido que tomar por la tarde, porque se nos acumulaba el trabajo.
vinoDeambulando por las instalaciones, mientras disfrutábamos de la arquitectura del hotel, hemos encontrado una sala de juegos, con mesas de billar, futbolines y mesas de ping-pong a disposición de los huéspedes (todo gratis, por supuesto), así que mi retoña ha querido hacer un alto en nuestra excursión por los interiores, y hemos tenido que jugar un poco a todo.
sala-juegosYo de joven era un as del futbolín, y he podido comprobar que aunque lejos de estar en mi mejor momento, todavía conservo algunas de aquellas dotes que formaban corrillo a mi alrededor en los recreativos del barrio. Y siempre con mi atleti, claro.
futbolinEl billar ya no se me da tan bien, pero he podido hacer un digno papel, al menos contra una niña de ocho años. Tengo muchas menos horas de vuelo con las bolas de marfil que con las de madera. En el ping-pong los dos somos igual de malos. Hemos pasado más tiempo recogiendo pelotas del suelo, que jugando en la mesa con ellas. En fin…
billarTras hacer tiempo por los alrededores llegó por fin la hora de la cena, uno de los momentos esperados siempre que vamos a un Parador, pues su oferta gastronómica es siempre espectacular. Sin embargo, hemos tenido un par de “peros”. La comida excelente, pero hubo algunas “cosillas”. Para empezar la carta venía sin precios, y tuvimos que decidir entre pasar la “vergüenza” de preguntar, o arriesgarnos a recibir un susto de aúpa con la cuenta.
primerosDecidimos preguntar, por si acaso, que en estos sitios nunca se sabe con que te van a sorprender. Recuerdo una vez que pagamos más de cena que de alojamiento, y preferimos asegurar. Luego se confundieron dos veces con las bebidas, y el camarero ya nos puso mala cara la segunda vez. Por último la carne, yo la pido siempre muy hecha, y me la trajeron poco hecha. La devolví, me la trajeron, y la tuve que devolver de nuevo. Nunca nos había pasado esto antes en Paradores.
segundoDicho lo cual, estuvo todo exquisito. La niña pidió su menú infantil con escalope empanado y patatas fritas. Una valor seguro. Nosotros pedimos migas con huevo y patatas revolconas, pero medio plato de cada, cada uno (se podía hacer). Cuando nos lo trajeron, parecían dos primeros platos completos por comensal, madre mía. Yo finalicé con un entrecot de Ávila riquísimo (aunque se dio varios paseos de la mesa a la cocina)
postreLos postres también un acierto. La enana pidió helado de chocolate (que comimos todos), y nosotros compartimos una tarta helada artesanal de almendras que estaba para chuparse los dedos (literalmente). Si tengo que valorar, la experiencia positiva, pero no tan bien como en otros, como León por ejemplo.
cavaYa de vuelta en la habitación vimos que nos habían subido una botellita de cava y unas fresas con chocolate con las que nos quitamos el pequeño regusto amargo de la cena. Hay que reconocer que los chicos de Paradores saben cómo cuidar al huésped.
nieveAl día siguiente, tras un contundente desayuno buffet, nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores nevados antes de recoger e irnos. El paisaje estaba precioso. La otra vez que estuvimos fue en un verano, por lo que no tuvimos la ocasión de pisar la nieve. Nótese la diferencia entre ambas ocasiones. Aparte de la nieve, mi hija hecha ya una chica mayor, y yo con más kilos y más canas. Ley de vida, supongo.
antigua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s