¿Cómo lidiar con alumnos conflictivos?

Los que trabajamos en formación, el algún momento de nuestra vida profesional nos toca enfrentarnos a algún alumno conflictivo. En mi caso me ha tocado hacerlo de dos modos, como docente y como Jefe de Estudios. La forma de afrontarlo desde uno u otro rol son bastante diferentes, pues mientras que como docente puedes adoptar una postura más cercana, incluso de «colegueo», como Jefe de Estudios has de hacerlo representando al centro de forma oficial. Son de estas últimas de las que voy a hablar en este artículo.

Vaya por delante que mi ámbito de trabajo es la Formación Profesional para el Empleo, que es muy diferente en lo tocante a alumnos a la enseñanza reglada. En primer lugar, todos los alumnos son adultos, lo que hace que te evites el lidiar con menores, que daría para un libro entero. Por otra parte, todos los alumnos están voluntariamente en el curso, así que se les presupone interés y motivación.

Cuando se presenta un conflicto, procuro seguir un esquema para intentar su resolución, como expongo a continuación. Sea de la base que sea, en primer lugar me entero de lo sucedido escuchando a todas las partes integrantes, para dilucidar si el problema es real, y el alumno tiene razón al presentar su queja.

Si es así, hay que ver si el problema puede solucionarse, porque no siempre es posible. Si lo pudiéramos solucionar, lo solucionaríamos, y si no, intentaríamos ofrecer al alumno una opción alternativa que le pudiera satisfacer. Con estas opciones, el problema podría terminarse, pero quizá no lo hiciera. Si con la solución al problema, o con la vía alternativa no resolvemos el conflicto, sólo nos quedaría intentar minimizar el impacto para que no afectase en exceso al normal desarrollo de la formación. Sigue leyendo