Un dia en el Zoo

Teníamos ganas de darnos una vuelta por el Zoo, y aprovechando que mi hermana nos regalo unos pases, no teníamos excusa para acercarnos con la enana a ver a las fieras y pasar un día agradable viendo bichos, y tomando unas cuantas fotos de fauna.

Los que somos de Madrid hemos ido multiples veces a lo largo de nuestra vida al Zoo, pero la verdad es que no me canso de él. No recuerdo cual fue mi primera vez, pero supongo que sería muy pequeño, ya que mis padres nos llevaban frecuentemente a pasar el día a la Casa de Campo (cuando aún era un recinto familiar). Recuerdo, eso sí, con vívida nitidez, cuando fui al primer cumpleaños de Chu-lin (el oso panda más chulo), que nos dieron tarta y todo. Aquello debió ser a principios de los 80.

Desde entonces nuestras visitas son recurrentes, y casi todos los años nos acercamos a dar una vuelta, máxime desde que tengo a mi hija, que lo pasa bomba viendo a los animales.

El Zoo de Madrid es un recinto enorme, que no se ve en un día a un ritmo tranquilo, así que normalmente planificamos itinerarios de los que queremos ver. En esta ocasión nos marcamos como objetivo ver el delfinario, el acuario, la zona de los primates, los pandas, los elefantes, las jirafas y el Zoo Chico (la zona de animales de granja), más los animales que pillasen en el itinerario entre esos puntos.
Al final, como siempre, acabamos haciendo viajes de punta a punta y viéndolo todo, terminando reventados, porque la peque quería ver a los renos, que nos pillaban en la otra punta, y desde allí los rinocerontes, que estaban donde antes (Nota mental: no volver a dejarle el plano en futuras ocasiones).
Nos hizo un día estupendo, lo que es una suerte en esta época del año; y había muy poca gente, ya que el personal prefiere normalmente la primavera para acercarse a los zoológicos. Lo vimos todo muy bien, los animales estuvieron bastante activos para estar en invierno, y comimos tan ricamente en un merendero.

Me traje algunas fotos interesantes, así que os dejo una selección para vuestro goce y disfrute. Si queréis ver más fotos… Sigue leyendo

Anuncios

Fotografías de fauna

Hace un año más o menos os puse una selección de mis fotos de flora, y ahora hago lo propio con algunas fotos de fauna. Este año ha habido muchos bichos, porque entre el acuario de Zaragoza, la visita a Bioparc, la excursión por la Albufera, y el toca-toca de Cosmocaixa, no he parado de fotografíar animalejos. Estas son algunas de las que más me han gustado.

Si quieres ver más fotos… Sigue leyendo

De excursión a Bioparc (Valencia)

Hemos ido a hacer una pequeña excursión con la peque a Bioparc (Valencia). Tras informarnos sobre horarios, precios y demás cuestiones importantes, y después de intercambiar unas líneas con su Community Manager vía email y Twitter (que dicho sea de paso es un tipo muy amable y que despejó nuestras dudas rápida y satisfactoriamente), nos pusimos a planificar el viaje.

Estuvimos viendo el parque durante unas cinco horas, tiempo más que suficiente para verlo todo detenidamente. Hay que tener en cuanta, eso sí, que íbamos a paso de niño, deteniéndonos cada poco a sentarnos en una sombra. Sin niños se puede ver bastante bien en tres o cuatro horas, en mi opinión. Una mañana sería suficiente.

Nos dejó una sensación muy buena. Pensábamos que sería parecido a Faunia, pero nos gustó mucho más. Había muchos más animales que allí, tanto en variedad, como en cantidad. La impresión que me causó Faunia es que no había más que monos y loros. Aquí hay bastante más. Por ejemplo, elefantes vimos tres o cuatro, otras tantas jirafas, tres gorilas, cuatro rinocerontes… En fin, muy poblado.

Por otra parte, la integración de los animales con el entorno está muy lograda. No están en libertad como en el Safari Park de Aldea del Fresno, pero tampoco se ven los cercados tanto como en el Zoo de Madrid. Las vallas, aunque seguras, parecen cercados de madera rústicos, y están muy bien disimulados. Los bichos están bastante cerca, y su hábitat parece bien conseguido.

Una zona que nos gustó mucho fue una cafetería que tiene una terraza a la orilla de una lagunilla, en el cercado de las jirafas. Mientras tomas un café a la sombrita, puedes ver como vienen a beber las jirafas a 5 metros de donde estás. Muy agradable.

Vamos, que resulta una excursión recomendable si tenéis una mañana libre por Valencia. Eso sí, llevaos agua, porque os soplan 3 euritos por botella, y hace muuuuucho calor en agosto. Si queréis ver mas fotos Sigue leyendo