Escapada al Parador de Gredos

portadaEste fin de semana nos hemos acercado al Parador de Gredos a pasar un fin de semana en la sierra de ocio gastronómico y relax en plena naturaleza. Los que me conocéis sabéis que somos bastante aficionados a esta cadena de hoteles, y suelo luego contar en el blog que tal ha ido la experiencia. El de Gredos lo conocíamos de haber estado ya hace cinco o seis años, pero debió ser antes de comenzar a escribir aquí, por lo que no lo tengo recogido. Aprovecho pues para subsanar la carencia.
fachadaEl Parador de Gredos se encuentra en la sierra abulense muy cerca del pueblo de Navarredonda de Gredos, en un entorno natural impresionante, con unas hermosas vistas a la sierra y en mitad de un bosque centenario. Tiene el honor de ser el primero de los Paradores Nacionales, inaugurado en 1928, y como curiosidad, allí se fraguó la insurrección falangista que desembocaría en la Guerra Civil. Sigue leyendo

Anuncios

Escapada rural a Pedro Bernardo

pedro-bernardoHace un par de día fue San Valentín, y aprovechado que el Pisuerga pasa por Valladolid, nos hemos regalado una escapara rural a Pedro Bernardo (Ávila), y hemos pasado un tranquilo fin de semana en la sierra desconectando del trabajo y la vida cotidiana.

habitacion01

Nos hemos alojado en un hotelito rural llamado Hostal el Cerro, un tranquilo y sencillito hotel con vistas a la sierra y al Valle del Tietar. Perfecto para dedicarte al relax y a no hacer nada. Sigue leyendo

Escapada rural a Ávila

Este pasado fin de semana hemos aprovechado para hacer una escapada fugaz a una casa rural en Ávila con unos amigos, concretamente a Cuevas del Valle, perteneciente a la comarca de Arenas de San Pedro. Se trata de un pueblo pequeño, de unos quinientos habitantes, con una fuerte presencia turística, que llega a duplicar su población en la temporada de verano.

Su otra actividad principal es la agricultura, especialmente del castaño, de cuyo fruto dimos cuenta esos días, ya que asadas estaban muy pero que muy ricas en este tiempo. El pueblo es muy agradable para pasear, y su arquitectura es interesante. Nos llamo especialmente la atención un par de calles con casas con balcones de madera, todos ellos distintos, pero muy bonitos.

También vimos una iglesia, que me pareció muy grande para el pueblo, e incluso nos comentaron que había otra ermita. Sin embargo estaba cerrada, y no pudimos visitarla por dentro. El aspecto exterior era desde luego imponente. Sigue leyendo