Visita al MUSAC (León)

Estas pasadas Navidades hicimos una escapada a León, y dentro de las actividades culturales que realizamos, estuvo la visita al MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León. Cierto es que en mi familia somos muy clásicos, y el arte contemporáneo no es de nuestro agrado, pero nos parecía obligado no irnos de León sin pasar por aqui.

No tengo ningún tipo de formación artística, así que mis apreciaciones no deben ser tomadas muy en serio, y son hechas con intenciones humorísticas. Si alguno de mis compañeros del trabajo que vienen de Bellas Artes me escucharan, seguramente me lapidarían un poco. Vayan mis disculpas de antemano.

Un erizo cibernético, o una torruga asaeteada.

El edificio me gusto bastante. Muy luminoso y colorido. A mi mujer le recordó a una pantonera, por cierto. Lo de dentro ya nos costó un poco más de digerir. Teníamos claro que no íbamos a encontrar esculturas con el canon griego de 8×1, pero realmente nos sorprendieron.

Al principio encontramos cosas “raras”, pero dentro de los parámetros normales de rareza, pero según íbamos avanzando, entendíamos cada vez menos. Sin embargo, y para no llamar demasiado la atención, observábamos con detenimiento las obras mientras exclamábamos “hmmmm” con cara de interesantes. Lamenté llevar mis gafas de metal en lugar de otras con montura de pasta, para pasar más desapercibido.

El problema es que mi hija no se camuflaba bien entre los intelectuales, y exclamaba sin ningún tipo de pudor “que feo”, o “esto a mi no me interesa”. Aun así, continuamos nuestra visita, hasta que la pequeña ya dijo “papá, tengo miedo”. Y no me extraña coño, porque menudos engendros salidos del infierno. Todavía las esculturas y demás vale, pero las proyecciones y los vídeos daban miedo. Parecían salidos de un cruce entre el videojuego Silent Hill y una peli de Buñel.

Tías en pelotas con cara de amargadas que parecía que se iban a autoinflingir heridas con objetos punzantes, un tipo que repetía “no, no, no…” continuamente, una piba que explicaba como batir un huevo, otro menda afeitándose… En fin, la verdad es que a mi también me dio un poco de miedito.

Trozos de moqueta.

Cuando nos recuperamos de nuestro estupor, intentamos aproximarnos hacia la salida sigilosamente y sin que se nos notara el temor, pues los gafapastas son como los felinos, huelen el miedo en sus presas. Una vez en la calle, corrimos todo lo deprisa que pudimos hasta encontrarnos a una distancia prucendial, y nos relajamos en la cómoda seguridad de un bar…

Si queréis ver alguna foto más…

Recortables de cartón.

Un grafiti. Igual es de Bansky y todo.

Mi hija estuvo a punto de saltar y poner a jugar con esas cosas.

Si no le ponen el cristal, la señora de la limpieza las recoge.

¿Problemas con los recortes de la Merkel?

Esto no me quedó claro de si era una piezo a no. Por si acaso, foto.

¿Una oveja eléctrica de Philip K. Dick, o basura de un vertedero?

Si me encuentro con esto fuera de un museo, tengo cuidado de no pisarlo.

Anuncios

4 pensamientos en “Visita al MUSAC (León)

  1. Hola César,
    ¿Qué tal? Te escribo desde MUSAC, nos ha llegado la entrada de tu blog a través de las alertas de google y no queríamos dejar pasar la ocasión de agradecerte tu visita (nuestro museo está abierto a todo el público y no solo a “iniciados” en arte contemporáneo 🙂 ) y recomendarte, si la próxima vez que visitas León decides volver al museo, que os suméis a alguna de las visitas guiadas con nuestras educadoras, son gratuitas y os aportarán información amena y relevante sobre el porqué de muchas obras que a primera vista nos pueden parecer herméticas a muchos de los no especializados en arte contemporáneo.
    Por ejemplo, la obra de las botellas de Coca Cola, del artista brasileño Cildo Meireles, es una crítica a la invasión cultural norteamericana en la Latinoamérica de los 70. El artista estampó en botellas de Coca Cola la leyenda “Yankees Go Home” y las retornó para que volvieran a ser rellenadas, y así, estuvieron circulando durante bastante tiempo. El arte conceptual de los años 60 y 70 puede parecer a primera vista difícil y hermético, pero con un poco de “asistencia” nos descubre historias muy curiosas.
    Muchas gracias una vez más por vuestra visita, y esperamos que la próxima vez vuestra hija no pase miedo con nuestros vídeos :S.
    Saludos

  2. Hola Izaskun. Gracias por acercarte a comentar en el blog.

    He de decir que mis palabras parten de la más absoluta ignorancia y desconocimiento del arte, y aunque punzantes, sólo pretendían causar hilarismo y no deben ser tomadas en serio en ningún caso. Mis disculpas.

    Prometo asimismo que cuando vuelva a León, haré caso de tus consejos, visitaré el MUSAC y solicitaré una visita guíada didáctica. Si mis impresiones cambian, escribiré otro artículo retractándome de lo dicho aqui.

    Y aunque de arte no entiendo, si que entiendo un poco de Community management, y en vuestro caso he de quitarme el sombrero por vuestra actuación, ya que ha sido impecable. De manual. La he comentado con mis alumnos hoy en clase como caso real de “buenas prácticas” en la gestión de la reputación online.:

    – En primer lugar, estáis atentos a lo que se dice de vosotros, monitorizando la red con alertas.

    – Luego, cuando véis que se ha producido una crítica en una web, intervenís en el medio en el que se habla de vosotros identificándoos como representantes del MUSAC, para contener el asunto y minimizar su impacto.

    – Ofrecéis soluciones a los problemas/quejas/críticas realizados, a pesar de que no se trate de un problema real o serio, y que no tengáis responsabilidad alguna en él. En mi caso, ofreciéndome una visita didáctica y explicándome alguna de las obras.

    – Además, utilizáis un tono educado, amable y cordial, incluso con un troll impertinente como yo, en lugar de entrar en descalificaciones.

    El MUSAC debe de estar contento de tener profesionales como vosotros gestionando sus redes sociales. “Chapeau”…

    Un Saludo,
    César

  3. Muchas gracias César por tu comentario, te lo agradecemos de verdad y nos alegra saber que nuestro proceder en redes es considerado “ejemplar” por alguien que entiende de estas cosas! 🙂
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s